Latino News Today
Sin categoría

Salvatore Mancuso ratificó ante la JEP la responsabilidad de los paramilitares en el asesinato de Eudaldo Díaz

Mancuso salpicó al expresidente Uribe por el crimen de Díaz, alcalde de EL Retiro. Captura JEP.

El exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Salvatore Mancuso ratificó en su audiencia única de verdad ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que el homicidio del alcalde de El Roble, Eudaldo Díaz, fue cometido por paramilitares y agregó que el exmandatario Álvaro Uribe Vélez fue quien dejó al alcalde sin su cuerpo de escoltas.

Mancuso declaró ante el tribunal de paz que: “Fue una solicitud directa, creo que del gobernador (Salvador Arana), no recuerdo en este momento. Sé que en un Consejo Comunitario él denunció ante el entonces presidente Uribe que lo iban a matar y Uribe lo que hizo fue quitarle el esquema de seguridad y nosotros lo matamos”.

Ante la versión entregada por Mancuso, los familiares del entonces alcalde pusieron sus ojos en la justicia colombiana, ya que al parecer el expresidente Uribe estaría vinculado con el crimen.

Mancuso se refirió al crimen de Eudalio Díaz. Video JEP.

En febrero de 2003 a Eudaldo Díaz le retiraron su esquema de seguridad y habría quedado con un solo escolta; de esa manera, el alcalde municipal quedó desprotegido ante las intimidaciones que enunció ante el ahora expresidente.

Posteriormente, el exalcalde de El Roble fue reportado desaparecido el 5 de abril de ese mismo año. Cinco días más tarde, su cuerpo fue hallado con signos de tortura, varios disparos y su credencial de mandatario municipal puesta en el pecho.

Tras las investigaciones por el homicidio del alcalde Eudaldo Díaz Salgado se encontró a una sola persona como máxima responsable intelectual: Salvador Arana Sus, gobernador del departamento de Sucre entre 2001 y 2003. Según indicaron las autoridades, el crimen de Díaz había sido un pacto entre Salvador Arana Sus y el paramilitar Rodrigo Antonio Mercado Pelufo, alias Cadena.

En 2020 el exgobernador y exembajador Salvador Arana Sus le solicitó a la JEP su libertad condicionada; sin embargo, dicha petición fue rechazada, ya que había sido enviada en una etapa que no era procesal para ser resuelta.

Cabe mencionar que, antes de su asesinato, Tito Díaz había sido blanco de presiones por parte de políticos de Sucre y las AUC para permitir el ingreso del paramilitarismo a la administración del municipio. Fue por eso que, Díaz Salgado en un consejo dijo públicamente ante el entonces presidente Álvaro Uribe, que su vida corría riesgo.

Fue así como en 2009, la Corte Suprema de Justicia sentenció a Arana Sus a 480 meses de prisión por los delitos desaparición forzada agravada, homicidio agravado y coautor del delito de concierto para promover grupos armados al margen de la ley. También fue condenado al pago de una multa de 4.750 salarios mínimos legales mensuales, además de su inhabilitación de derechos y funciones públicas durante 20 años.

Aunque el crimen de Díaz Salgado ya fue resuelto, los familiares del entonces alcalde pidieron a la justicia que el presidente entre 2002 y 2010 también debe ser sentenciado; esto tras las declaraciones de Salvatore Mancuso.

“Salvatore Mancuso confesó que el expresidente Álvaro Uribe le quitó esquema de seguridad a mi padre, el exalcalde de El Roble, Sucre, para que el grupo paramilitar lograra asesinarlo. Pido a la justicia Colombiana y a justicia internacional si es necesario, judicializar al expresidente Uribe como coautor del asesinato de mi padre”, expresó Juan David Díaz, hijo de Eudaldo Díaz.

En la audiencia, el exparamilitar indicó que tiene más detalles del crimen, pero estos serán entregados ante la magistratura de manera reservada para preservar su vida.

Asimismo, agregó que también ostenta información no conocida del asesinato de Jaime Garzón y expresó que la orden de cometer ese crimen fue dada por Carlos Castaño; esto tras no soportar la sátira del periodista frente a los diferentes temas militares y políticos que dejaron ver su desacuerdo con las AUC.

Enlace a la fuente